Make your own free website on Tripod.com

BREVE HISTORIA DE PIURA -  TOMO I

TIEMPOS PRE-HISPÁNICOS

Reynaldo Moya Espinosa

Carátula

Contenido

Del autor

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Capítulo IV

Capítulo V

Capítulo VI

Capítulo VII

Capítulo VIII

Capítulo IX

Capítulo X

Capítulo XI

Galería de fotos

Bibliografía

Biografía de R. Moya E.

Página web

 

CAPITULO X

PROCESO HISTÓRICO CULTURAL DE LA REGIÓN. 

 

01.- Desenvolvimiento histórico de los primitivos piuranos.

Cuadros cronológicos.

02.- La influencia Mochica.

Sicán y Sipán.

03.- El imperio Wari

04.- El imperio Chimú.

05.- El imperio Incaico y la conquista de la costa norte.

Versión del cronista Cieza de León

Las versiones de Sarmiento y del padre Murúa

06.- Conquistas de Pachacutec según Cabello de Valboa

07.- Las conquistas de Tupac Yupanqui: Huancabamba

08.- La conquista de los guanyacundos.

09.- La guerra de Tupac Yupanqui y de Huayna Capac.

10.- La destrucción de Chanchán.

Las batallas navales.

Los gigantes de Porto Viejo.

 

Batallas navales.       

Antes de emprender la expedición punitiva contra los yungas sublevados de la costa, el Inca había estado reduciendo a las tribus de la región de Quito. Sobre los restos de la ciudad de los indios Caras –dice Rivaguero– fundó la ciudad de Quito. De ahí se dirigió a la provincia de Chonos (Guayaquil) en donde los enemigos lo esperaban en una flota de balsas en el río (Guayas), pero lo cual el Inca tuvo también que mandar a construir su propia flota de ataque. El Cronista Sarmiento difiere con Montesinos en el sentido de que la batalla dio contra los Huancavilcas, vecinos de los tumbesinos de los que habrían recibido ayuda. No obstante que esa modalidad de guerra no era dominada por los Incas, lograron al fin la victoria por su mejor organización tras varios días de lucha.     

Con la experiencia lograda, el Inca se dispuso asaltar la isla de Puná cuyos habitantes eran gente belicosa y guerrera, muy diestra  en cuestiones de mar y embarcaciones. Peleaban con honda y con porras y también con dardos arrojadizos. Eran enemigos tradicionales de los tumbesinos. Culturalmente pertenecían al grupo Manteño. Con la ayuda huancavilcas y tumbesinos, construyó Tupac Yupanqui una nueva flota de balsas. La resistencia fue muy empecinada y el Inca tuvo que desembarcar especies de comandos para que prendieran fuego a las casas de la población más próxima al lugar de la lucha, con lo que distrajo la atención de los defensores, obligándolos a la rendición. Magnánimo el vencedor, perdonó al cacique de Puná haciendo las paces con él como era su costumbre, dejando a una guarnición con un Gobernador que tenía jurisdicción sobre varios puntos de la costa continental. Pero era política de los isleños la simulación y guardar su rencor hasta oportunidad más propicia, y así sucedió después.        

Gracilazo dice que cuando Tupac Yupanqui estaba en el fragor de la guerra contra las tribus de Quito, mandó a llamar a su hijo y heredero Huaina Capac, y lo puso al mando de un ejército de 12.000 hombres y tuvo tan buen desempeño que resolvió al final, dejarlo el mando de toda las fuerzas en campaña y retornar al Cusco.