BREVE HISTORIA DE PIURA -  TOMO I

TIEMPOS PRE-HISPÁNICOS

Reynaldo Moya Espinosa

Carátula

Contenido

Del autor

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Capítulo IV

Capítulo V

Capítulo VI

Capítulo VII

Capítulo VIII

Capítulo IX

Capítulo X

Capítulo XI

Galería de fotos

Bibliografía

Biografía de R. Moya E.

Página web

 

CAPITULO X

PROCESO HISTÓRICO CULTURAL DE LA REGIÓN. 

 

01.- Desenvolvimiento histórico de los primitivos piuranos.

Cuadros cronológicos.

02.- La influencia Mochica.

Sicán y Sipán.

03.- El imperio Wari

04.- El imperio Chimú.

05.- El imperio Incaico y la conquista de la costa norte.

Versión del cronista Cieza de León

Las versiones de Sarmiento y del padre Murúa

06.- Conquistas de Pachacutec según Cabello de Valboa

07.- Las conquistas de Tupac Yupanqui: Huancabamba

08.- La conquista de los guayacundos.

09.- La guerra de Tupac Yupanqui y de Huayna Capac.

10.- La destrucción de Chanchán.

Las batallas navales.

Los gigantes de Porto Viejo.

 

07.- Las conquistas de Tupac Yupanqui: Huancabamba 

Los cronistas no están de acuerdo en cuanto al sucesor de Pachacutec. Así, Juan Diez de Betanzos da los siguientes: Yanque Yupanque y luego Topa Inga Yupanqui. En cambio Cristóbal de Molina no lo considera y consigna como sucesor a Huayna Cápac. Por parte de Cieza de León que llama Inca Yupanqui a Pachacutec, si da como siguiente inca a Tupac Yupanqui, lo mismo Polo de Ondegardo, Fernando de Santillán, Pedro Sarmiento de Gamboa, Felipe Guamán Posa de Ayala, Miguel Cabello de Balboa, Martín de Murúa, Bartolomé de la Casas (que le llama Topaiga), Anello de Oliva, Pedro Gutiérrez de Santa Clara, Bernabé Cobo y otros. En cambio Garcilaso considera como 10º Inca. a Inca Yupanqui y sólo después de este a Tupac Yupanqui y lo mismo aparece en al relación de “Noticias Cronológicas del Cuzco”. Por su parte Montesinos, da a partir del 2do emperador o sea de Inca Roca una cronología bastante parecida al resto, pero confunde bajo el nombre de Huiracocha tanto al verdadero Wiracocha como a Pachacutec y después de éste pone correctamente a Tupac Yupanqui. Este último cronista, intercala entre Manco Capac y Sinchi Roca a nada menos que cerca de 80 incas. 

Inca Tupac Yupanqui

Garcilaso de la Vega, considera como suponer como sucesor a Pachacutec al “buen Inca Yupanqui” y de acuerdo a la versión de este cronista, envió ejércitos contra los Mojos de la selva, contra los indios de Paraguay y de Chile. Al fallecer “dejó por sucesor y universal heredero a Tupac Inca Yupanqui, su hijo primogénito y de la Colla Chimú Ocllo su mujer y hermana”. 

Según Garcilaso, la conquista del Gran Chimú se realizó durante el reinado de Pachacutec, con un ejercito comandado por el General Capac Yupanqui y el Príncipe Tupac Yupanqui. 

Durante su gobierno, (y siempre según Garcilaso) el Inca Tupac Yupanqui avanzó con un gran ejército sobre Chachapoyas y tras de una cruel y dura guerra los venció. Recibió la rendición de los Moyopampas y de otras tribus del norte de Cajamarca y luego se aprestó para el asalto a la zona de los huancapampas. 

Dice Garcilaso: 

“Venido el verano, fue Tupac Inca Yupanqui con un ejército de cuarenta mil hombres a la provincia de Huancapampa, grande y poblada por mucha gente, es empero de diversas naciones y lenguas; vivían divididas cada nación de por sí, ajenos de paz y amistad, unos con otros bestialmente, porque ni reñían sobre el señorío, por que no lo había, ni sabían que era ser señor. Tampoco lo habían por quitarse las haciendas, por que no la tenían que los más dellos andaban desnudos, que no supieron hacer de vestir. Tenían por premio de los vencedores las mujeres e hija s de los vencidos que les quitaban todas las que podían haber, y los hombres se comían unos a otros y muy bestialmente. En su religión fueron tan bestiales o más que en su vida moral; adoraban muchos dioses; cada nación, cada capitanía o cuadrilla y cada casa tenía el suyo. Unos adoraban animales y otras aves, otras yerbas y plantas, otros cerros, otras fuentes y ríos, cada uno lo que se antojaba; sobre lo cual también había grandes batallas y pendencias en común y particular, sobre cual de sus dioses era mejor. Por esta behetría en que vivían, sin conformidad alguna, fueron facilísimos de conquistar por que la defensa que hicieron, fue huir como bestias a los montes y sierras ásperas, a las cuevas y resquicios de peñas, donde pudiese esconderse, de donde a los más dellos sacó el hambre y redujo a la obediencia del Inca; otros que fueron más fieros y brutos, se dejaron morir de hambre en los desiertos. El Rey Tupac Inca Yupanqui, los hizo recoger con gran diligencia, y mandó darles maestros que les enseñasen a poblar pueblos, labrar tierras y cubrir sus carnes, haciéndoles vestir de lana y algodón; sacaron muchas y grandes acequias para regar los campos, cultivaron la provincia de tal manera que fue una de las mejores que hubo en el Perú. El tiempo adelante, para más la ilustrar, haciendo en ella templo para el Sol y casa de las escogidas y otros muchos edificios, mandándoles echar por tierra sus dioses y que adorasen al Sol por sólo y universal Dios, y que no comiesen carne humana so pena de la vida y de su total destrucción; diéronles sacerdotes y hombres enseñados en sus leyes y costumbres para que los intuyesen en todo; y ellos se mostraron tan dóciles, que en breve tiempo fueron muy políticos y fueron aquellas dos provincias Cascayunca y Huancapampa, de las mejores que hubo en el Imperio de los Incas”. 

Los feroces bracamoros de donde provenían los huancapampas

Antes que Garcilaso, el llamado Príncipe de las Crónicas; Pedro Cieza de León, en Crónica del Perú, se refiere a la conquista de Huancabamba en los siguiente términos:

“En los tiempos pasados, unos indios de estos, tenían con otros sus guerras y contiendas, según ellos dicen, y por cosas livianas se mataban, tomándose las mujeres, y aún afirman que andaban desnudos y que algunos de ellos comían carne humana, pareciendo en esto y en otras cosas a los naturales de la Provincia de Popayán. Como los reyes incas los señorearon, conquistaron y mandaron, perdieron mucha parte de estas costumbres y usaron de la política y razón que ahora tienen, que es más de lo que algunos de nosotros dicen. I así hicieron sus pueblos ordenados de otra manera que antes los tenían”. 

Luego Cieza de León, afirma que antes que esas comarcas fueran sujetadas por Inca Yupanqui (se refiere a Pachacutec) y por Topainga (así denomina a Tupac Yupanqui), se defendieron muy bien y con tan gran denuedo, que murieron por no perder la libertad muchos millares de ellos y hartos de los orejones del Cuzco; más tanto los apretaron que por no acabarse de perder, ciertas capitanes en nombre de todos, dieron la obediencia a estos señores.                         

Según el cronista Montesinos, el Inca Yupanqui, terminó la conquista de los Chimús iniciada por su padre Wiracocha o Pachacutec, para lo cual se vio precisado a cortarles los canales de riego y que surtían de agua a la ciudad de Chanchán y desvió los ríos que bajaban de la sierra, echando sus aguas a los arenales. Fue esa la única forma de vencerlos.