Make your own free website on Tripod.com

BREVE HISTORIA DE PIURA -  TOMO I

TIEMPOS PRE-HISPÁNICOS

Reynaldo Moya Espinosa

Carátula

Contenido

Del autor

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Capítulo IV

Capítulo V

Capítulo VI

Capítulo VII

Capítulo VIII

Capítulo IX

Capítulo X

Capítulo XI

Galería de fotos

Bibliografía

Biografía de R. Moya E.

Página web

 

CAPITULO XI

HUAYNA CAPAC. APOGEO Y OCASO DEL IMPERIO. 

 

01.- La llegada al norte del príncipe Huayna Capac

02.- Los tallanes se someten a Huayna Capac.

03.- La rebelión de Atahualpa.

Discrepancias entre cronistas.

04.- Huáscar manda a llamar a los caciques tallanes

05.- Llevan a dos españoles ante Atahualpa y son sacrificados

06.- La destrucción de Tumebamba.

07.- Las batallas de Tumbes y de la isla Puná.

08.- La guerra de Atahualpa contra los tallanes.

09.- La batalla de Concha-Huaila.

10.- Los tallanes convertidos en mitimaes y yanaconas

 

Huáscar manda a llamar a los caciques tallanes.

Ante el temor de que los yungas del norte se plegaran a la causa de Atahualpa, mandó Huáscar a que comparecieran ante él en el Cuzco a los caciques tallanes y Chimús . 

Este episodio es relatado por Cabello de Valboa, que afirma se dio un plazo fijo  para que fueran a la capital del Imperio Efquen Pissan o Falen Pisan señor de los valles de Lambayeque, tercer hijo de Ilen  Pissan. Este al llegar al Cuzco conoció a una paisana suya llamada Chestan Xesfuin, joven hermosa que había sido llevada formando parte del cortejo fúnebre de Huayna  Cápac y que era doncella de la reina viuda, esposa del extinto Inca. Se casaron y con la intervención de la madre de Huáscar, lograron de éste, autorización, para retornar a la Costa. Cuando viajaban a Lambayeque, nació el hijo de ambos al que se puso por nombre Cuzco Chumbi. Todo hace suponer que durante la ausencia de Efquen Pissan otro anterior hijo llamado Xecffuin Pisan  se hizo proclamar curaca, para lo cual mandó a matar a sus demás hermanos. Cuando llegaron los españoles, este curaca – que como todos los yungas odiaba a Atahualpa – salió a recibirlos, pero  sus enemigos del lugar con otros atahualpistas, se complotaron y asaltaron la caravana, quebrándole las piernas y los brazos, al curaca  pese a lo cual en litera y en medio de dolores continúo el viaje. Ya en presencia de los españoles les ofreció contingentes de soldados lambayecanos. Pero sus enemigos no se habían dado por vencidos y en un segundo ataque a su campamento, lograron quemarlo vivo. Le sucedió en el curacazgo del valle de Lambayeque el hijo de Efquen Pisan y de Chestan  Xesfuin, es decir Cuzco Chumbi, el cual se sometió a los españoles y al igual que sus padres fue bautizado con el nombre de Pedro.

A éste, ya en los comienzos del Virreinato, su hijo Martín Farro Chumbi, heredó el cacicazgo, más nominal que real. 

También se supone que concurrieron a la cita del Cuzco, caciques tallanes de  Piura y Tumbes pero la historia no ha transmitido sus nombres. Sin embargo, parece que no obstante los estragos que hizo la altura y clima de la sierra, que mató a muchos curacas expedicionarios, logró Huáscar que los tallanes se inclinasen a su favor  y en contra de su hermano Atahualpa. Cabe suponer que algunos curacas, muy resentidos con los incas del Cuzco, por el trato cruel que les dio Huayna Capac, no concurrirían al Cuzco como los de Amotape y Pabur.