Make your own free website on Tripod.com

BREVE HISTORIA DE PIURA -  TOMO I

TIEMPOS PRE-HISPÁNICOS

Reynaldo Moya Espinosa

Carátula

Contenido

Del autor

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Capítulo IV

Capítulo V

Capítulo VI

Capítulo VII

Capítulo VIII

Capítulo IX

Capítulo X

Capítulo XI

Galería de fotos

Bibliografía

Biografía de R. Moya E.

Página web

 

CAPITULO XI

HUAYNA CAPAC. APOGEO Y OCASO DEL IMPERIO. 

 

01.- La llegada al norte del príncipe Huayna Capac

02.- Los tallanes se someten a Huayna Capac.

03.- La rebelión de Atahualpa.

Discrepancias entre cronistas.

04.- Huáscar manda a llamar a los caciques tallanes

05.- Llevan a dos españoles ante Atahualpa y son sacrificados

06.- La destrucción de Tumebamba.

07.- Las batallas de Tumbes y de la isla Puná.

08.- La guerra de Atahualpa contra los tallanes.

09.- La batalla de Concha-Huaila.

10.- Los tallanes convertidos en mitimaes y yanaconas

 

Llegada al norte del príncipe Huayna Capac.

Según Garcilaso de la Vega, hacía ya dos años de que guerreaba Tupac Yupanqui contra el Rey de Quito y otras tribus de esa región y como la lucha iba a continuar por mucho tiempo, manda a llamar a su hijo Huayna Capac que estaba en el Cuzco. Este que a la razón tenia 20 años, llegó con 12.000 soldados utilizando el camino que su padre había construido en la sierra, es decir que pasó por Huancabamba, Caxas y Ayabaca. Mostró tanto valor e inteligencia en la guerra, el joven príncipe, que su padre resolvió dejarlo al mando de todo e ejército y regresar al Cuzco. Tres años necesitó Huayna Capac para vencer a los quiteños, otavalos, caranques y pastos. Luego de estas victorias retornó al Cuzco a dar cuenta a su padre de los éxitos logrados. Tupac Yupanqui sintiéndose morir, relató a su hijo y heredero, la tradición que los de Puerto Viejo, los Huancavilcas y los de Puná habían cometido contra sus capitanes a los que habían matado  y le encargó los castigase. El joven Huayna Capac, cumplió más tarde como emperador, la promesa hecha a su padre. 

Hualcopo Duchicela Shiri XIV

En Quito  gobernaba unos reyes a los que llamaban Shyris.  El último era  Hualcapa Duchicela al que venció. Para afianzar su poder en la región se casó con la hija del Shyri la princesa Pacha de la que tuvo. según algunas versiones a Atahualpa.  

Pacha Shiri XVI

  El Cronista Agustín de Zárate, no se ocupa de  los Incas anteriores a Huayna Capac y sobre este es muy breve. Dice que salió del Cuzco al mando de un ejército para conquistar la provincia de Quito que estaba a más de 500 leguas del Cuzco. 

En realidad lo que debió decir Zárate, fue que la expedición tenía por objetivo debelar una sublevación. 

El cronista manifiesta que el Chimo-Capac, poderoso señor de los llanos que mandaba un extenso reino de más de 100 leguas, se había sublevado y el Inca tuvo que volver a someterlo y luego ejecutarlo, prohibiendo que en la costa los indios usasen armas. Dice Zárate que Huayna Capac permaneció en Quito y que al morir dejó ese reino a Atabalipa (Atahualpa). 

Huayna Capac

El cronista Borregán relata que estando Huayna Capac tranquilamente en el Cusco, fue informado que los Chonos y los Guancavilcas se habían sublevado. En el relato que hace del recorrido de Huayna Capac con su ejército por la costa, no se refiere a ninguna sublevación de los Chimús, por que prefirió seguir el camino de la sierra para visitar Cajamarca, luego pasó a Huancabamba y de ahí a la región de Paltas (actual provincia de Loja). El grupo que seguía por los llanos evitó el desierto de Sechura y se internó por Caxas y de ahí continuaron por la sierra (Suyo) para bajar a Tumbes. El jefe de esta división de la costa mandó a llamar al Cacique de la isla de Puná. Luego se les unió el Inca que redujo otra vez a la obediencia a los Chonos y Guancavilcas, haciendo ejecutar a sus jefes. Se dirigió  entonces a Quito, llegando a sus conocimiento que el Jefe Otavalo que mandaba a los Carangas y Pastos estaba sublevado, al que tras una sangrienta batalla lo venció y lo hizo ejecutar. Fue tanta la mortandad que se tiñó con la sangre una laguna  a la cual se denominó desde entonces Yahuar-cocha. Tomó como concubina a una mujer de Otavalo con la que tuvo a Atahualpa. El Inca permaneció en Quito y en la provincia de los Cañaris resolvió fundar otra ciudad como Quito (Tumibamba). Tenía siempre a su lado a Atahualpa al cual le puso como ayo a Rumiñahui. Murió el Inca –según Borregán– de perlesía (sic).

Soldado de Huayna Capac

De acuerdo a la versión del Cronista Anello de Oliva, Huayna Capac ascendió al trono a los 16 años. En Quito se enamoró de la hija del Rey Guayasa. El gobierno del Cusco, lo había encargado a sus hijo Huáscar cuando este tenía 20 años y fue entonces que emprendió la marcha a los llanos y a Quito. En la hija de Guayasa tuvo a Atahualpa. Murió a causa de bubas, pero antes de fallecer dejó el Gobierno de Quito a su hijo Atahualpa. La versión más generalizada es que ascendió al trono a los 30 años y antes hubo un regente. 

El cronista Antonio de Herrera, dice que Huayna Capac preparó una expedición hacia el Chinchaysuyo con un ejército de 200.000 hombres. Luego a Cajamarca en donde descansó, luego prosiguió y venció a los Chachapoyas. Puso orden en Caxas, Ayabaca y Huancabamba, pero no insistió en dominar a los caníbales de Guayaquil y de Porto-Viejo. Estuvo en Tomebamba donde hizo levantar suntuoso edificio y siguió a Quito. Después bajó a la costa pacificando Tumbes y la Puná. Pasó pacíficamente por los valles del Chira y Chimo. De acuerdo a la versión de este cronista, , Caxas, Ayabaca y Huancabamba, se habían sublevado. 

Huayna Capac entrando en Quito

El cronista Juan Santa Cruz de Pachacutec, narra que Huayna Capac murió de una epidemia de sarampión que atacaba como caracha. Sintiéndose mal, el Inca mandó hacerse una casa de piedra en donde se refugió y murió. Su cadáver fue extraído a los ocho días medio podrido, siendo sin embargo embalsamado y llevado al Cusco.            

El cronista Martín de Murúa relata que al salir Huayna Capac del Cusco, dejó a cargo del gobierno a un hermano bastardo Sinchi Roca (y no a Huáscar como afirma Anello de Oliva). Cuenta que al partir al Norte, llevó consigo a su hijo Atahualpa (con lo cual quiere decir que este era cusqueño, lo que también  dicen otros cronistas ). Cuando Huayna Capac llegó a Quito encargó la guerra contra los sublevados de Pasto y contra los Caraquis, a varios de sus generales, pero los ejércitos del Inca sufrieron grandes descalabros y al intervenir casi pierde la vida pero al final, tras de grandes esfuerzos logró vencerlos haciendo gran matanza de ellos tiñendo con su sangre la laguna que llamó desde entonces Yahuaroocha. Según Murúa, el Inca murió en Quito de calentura, pero también menciona otra versión según la que habrían sido las viruelas lo que lo mataron en Pasto, relatando que para huir de la epidemia se encerró bajo tierra en unos edificios de piedra. 

Con Huayna Capac el imperio llegó a su apogeo

Miguel Cabello de Valboa, relata que Huayna Capac subió al trono siendo muy joven por cuyo motivo tuvo un regente. Coincide con Murúa de que encargó el Gobierno del Cusco a su hermano Sinchi Roca cuando tuvo que salir con el ejército para debelar la sublevación del norte. Igualmente dice que llevó con él a Atahualpa cuya madre había muerto. También relata lo duro y cruenta de la lucha contra los de Pasto y los Caraquis y el riesgo en que estuvo de perder la vida. Este cronista no informa de que murió el Inca. La guerra contra los Pastos pudo ser en 1515.                     

El Cronista Guaman Poma, dice que Huayna Capac en el norte conquistó a los cañaris, cayambis, sicchos, pastos y Chachapoyas. Asegura que murió de sarampión y de viruela y que Atahualpa era un hijo bastardo tenido en una mujer de Chachapoyas. También relata que al verse próximo a morir se encerró en una casa de piedra, ordenando que no se publicara su muerte. 

El cronista de Noticias Cronológicas, cuenta que Huayna Capac ascendió al trono en 1481 a los 30 años de edad (está en cuanto a esto en desacuerdo con otros cronistas que aseguran fue emperador muy joven). En 1486 – siempre según Noticias . Cronológicas – sale del Cusco con un ejército de 40 mil hombres, rumbo a Quito en donde tomó como concubina a la hija mayor del extinto rey de Quito de la que tuvo a Atahualpa, y otros hijos. En 1487 bajó a la costa donde estuvo dos años sometiendo a diversos valles y regresó a Quito en donde permaneció otros dos años para regresar una vez más a la costa con un ejército de 50.000 soldados para sujetar a los pueblos restantes. En 1492 en momentos en que se descubre América, retornó al Cusco tras seis años de ausencia y de allí pasó a Chile. En 1498 sale nuevamente a la costa norte del Perú con 50 mil soldados, pasó por el territorio Tallán y llegó a Tumbes y desde ahí intentó un asalto a la isla Puná teniendo un descalabro, siguió luego por la costa de Guayaquil pero en 1502 estaba una vez más recorriendo la costa desde Tumbes hasta Chincha. En 1506 estaba el Inca en el Cuzco, de donde salió en 1514 una vez más a Quito y llegado a esta ciudad hizo llamar a su primogénito Huáscar, para pedirle que tuviese a bien se le permitiera adjudicar el reino de Quito a su hermano Atahualpa, a lo cual accedió el Príncipe Huáscar. Al año siguiente, estado el Inca en Tumibamba, supo que había gente extraña por la costa norte de su imperio y en 1523, después de haberse bañado en una laguna contrajo una calentura que le causó la muerte, a los 72 años de edad y 42 de reynado.                 

Cieza de León, cuenta que Huayna Capac salió con gran celeridad del Cusco, visitando a Jauja, Pachacamac y Cajamarca, luego pasó a los llanos de la costa y la recorrió hasta Tumbes en este puerto “se había hecho una fortaleza por su mandato, auque algunos indios dicen ser más antiguo este edificio; y por estar los moradores de la isla de Puná, diferentes con los naturales de Tumbes, les fue fácil a los capitanes del Inca, que a no haber estas guerrillas y debates locos, pudiera ser que se vieran en trabajo. De manera que puesta en término de acabar, llegó Guaynacapa, el cual mandó edificar templo del sol junto a la fortaleza de Tumbes y colocar en él número de más de doscientas vírgenes, las más hermosas que se hallaron en la comarca. Y en esta fortaleza tenía Guaynacapa su capitán o delegado con cantidad de mitimaes y muchos depósitos llenos de cosas preciadas con copias de mantenimiento para sustentación de los que en ella residían y para la gente de guerra que por ahí pasase”.       

Traslado de los restos de Huayna Capac al Cuzco

 Desde Tumbes, Huayna Capac dirigió la guerra contra los Huancavilcas y mandó un ultimátum a Tumbala señor de la Isla de Puná para que llegase hasta Tumbes y le rindiera vasallaje. El cacique simuló ceder y envió una delegación con regalos y presentes al Inca, invitándolo a pasar a la Isla para ahí agasajarlo. Aceptó Huayna-Capac la invitación y en la isla fue agasajado por el cacique mientras este secretamente, tramaba con indios de la costa una conspiración para matar a todos los imperiales. Tras de esta aparente  cordial recepción, parte del contingente del Inca se embarcó en balsas para recorrer la costa norte, mientras que Huayna Capac retornaba a Tumbes. Los balseros arrojaron al mar a los orejones que iban en la balsas, los que se ahogaron porque no sabían nadar y luego los indios de Puná iban por más cusqueños a la isla, repitiendo la operación de ahogamiento. Huayna Capac hizo entonces una tremenda represión empalando y ahogando a gran cantidad de indios y dejando un Gobernador en Tumbes se fue a Quito.