Make your own free website on Tripod.com

BREVE HISTORIA DE PIURA -  TOMO I

TIEMPOS PRE-HISPÁNICOS

Reynaldo Moya Espinosa

Carátula

Contenido

Del autor

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Capítulo IV

Capítulo V

Capítulo VI

Capítulo VII

Capítulo VIII

Capítulo IX

Capítulo X

Capítulo XI

Galería de fotos

Bibliografía

Biografía de R. Moya E.

Página web

 

CAPITULO VII

LA VIDA DE LOS TALLANES. 

 

01.- El trabajo.

02.- Las costumbres

03.- La religión.

La diosa luna.

El culto al sol

Otros dioses. El culto a los muertos.

El dios walac.

Los ritos.

El mito de santo Tomás.

04.- La lengua.

Voces tallanes.

05.- La alimentación.

Ganado y animales domésticos.

06.- El vestido.

Las chaquiras y los spondylus

07.- Penas y castigos.

08.- La pesca.

09.- La navegación.

El comercio entre los tallanes.

10.- El arte de los tallanes.

11.- La guerra.

12.- Las enfermedades.

El mal de ojo.

El paludismo.

La verruga.

La viruela.

La sífilis.

Otras enfermedades.

Curanderos y medicina.

 

Otras enfermedades. 

Ceramio representando a indio enfermo de la boca

Una dolencia muy extendida en el imperio era la sarna o roña que en quechua se denomina caracha y que se ha castellanizado. 

Esta dolencia atacaba por igual a los hombre, como a los animales es especial a las llamas. Cuando una de estas era  atacada, de inmediato se la sacrificaba y se enterraba a la enferma en hoyos profundos. De esa forma práctica se evitaban las epizootias. 

En los indios de la costa, había mucha de esta enfermedad, que se propalaban a causa de las bajas condiciones de higiene en que se vivía y el poco aseo personal.  

En la zona tallán las dolencias muy frecuentes eran de tipo estomacal o gastrointestinales a causa del agua llena de gérmenes. De igual manera existían muchos indios con parásitos intestinales. La mortalidad infantil era sumamente elevada, y los niños morían en gran cantidad antes de los ochos días por la infección umbilical.  

Hay muchos huacos que representan a hombres padeciendo de dolores de muelas, con parálisis facial o con defectos físicos. 

Algunos aparentes defectos como la falta generalizada en algunas regiones, de los dientes incisivos, parece que se debió a un castigo que impuso Huayna Capac a poblaciones rebeldes.  

En los primeros años de la Conquista se esparció entre los españoles la especie que los Tallanes tenían en el colondrillo o nuca un apéndice, que como un dedo les colgaba y que ellos lo ocultaban con especie de bufanda. 

El cronista Fernández de Oviedo, transmite un relato del piloto Juan Cabezas, según el cual, en “el río que llaman de la Pira (Chira) pues a treinta leguas, e llámanse tallanes, andan arrebozados los hombres con unas tocas de muchas vueltas, e así traen las cabezas muy grandes con aquellos rebozos, e a los cabos sus ropacajes colgados que parecen barbas. Unos dicen que lo hacen por que diz que tienen en el colodrillo o cogote un rabo de carne tan grueso o lenguo como el dedo mayor de la mano”. La circunstancia de que los tallanes usaban una prenda de cabeza parecida al turbante que pocas veces se quitaba, fue lo que hizo circular la especie, al iniciarse  la conquista, sin reparar en que los niños andaban sin ropa y no tenían el tal apéndice.   

Cuando los españoles llegaron a las costas colombianas y ecuatorianas fueron atacados por el mal de bubas.  Parece que después en el Perú ya no sufrieron el mal. Hasta ahora no se ha podido precisar de que dolencia se trató.