Make your own free website on Tripod.com

BREVE HISTORIA DE PIURA -  TOMO I

TIEMPOS PRE-HISPÁNICOS

Reynaldo Moya Espinosa

Carátula

Contenido

Del autor

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Capítulo IV

Capítulo V

Capítulo VI

Capítulo VII

Capítulo VIII

Capítulo IX

Capítulo X

Capítulo XI

Galería de fotos

Bibliografía

Biografía de R. Moya E.

ágina web

 

CAPITULO I

EL MEDIO FÍSICO

 

1.- Formación de los continentes.

2.- Orogenia

Formación del litoral piurano.

Las esferas de Cancas.

Líneas de Colán

3.- Hidrografía.

El río Tumbes y los esteros.

Los manglares.

El río Chira.

El río Piura.

El río Huancabamba.

Quebradas diversas.

4.- Las  lluvias.

Las lluvias en el pasado.

La humedad.

El calor y el frío.

La evaporación.

El clima.

5.- Orografía.

El desierto de Sechura.

El perfil del litoral.

Las islas.

6.- El fenómeno del Niño.

El niño de 1998.

7.- La fauna.

8.- La flora.

     Galería fotográfica de la flora en Piura

9.- Mapa Piura Tumbes

10.- GALERIA FOTOGRÁFICA DEL MEDIO FÍSICO

6.- El fenómeno del Niño.

El Fenómeno de El Niño se forma en la Oceanía

Al finalizar todos los años, se notaba frente al litoral Tumbes-Piura la llegada de una corriente marina de aguas cálidas procedente del trópico. 

Los navegantes y pescadores, le pusieron el nombre de Corriente del Niño, por su coincidencia de hacerse notar en tiempos de navidad, esta observación arranca desde tiempos de la Colonia. 

Pero desde antes de la catástrofe Pluvial de 1983, ya los científicos habían  notado que era necesario distinguir entre el proceso anual, normal y regular de avance de aguas cálidas sobre la costa norte del Perú, y el fenómeno que se presentaba con períodos largos o cortos en condiciones anómalas, producto de alteraciones simultáneas del Océano y de la atmósfera,  que se generan en las regiones lejanas y tropicales de la Oceanía. 

Se trató entonces de distinguir entre lo que era la Corriente del Niño, como un suceso normal y anual; y el Fenómeno del Niño, como un suceso periódico impredecible y violento. 

  Las aguas calientes llegan al Ecuador y al norte del Perú

Sin embargo, en la actualidad ha ganado terreno el criterio de hablar sólo del Fenómeno del Niño, clasificándolo en las categorías de Débil como en 1969, Moderado como en 1976, Fuerte o Intenso como en 1972-1973 o  extraordinario como el de 1891, 1925,1983 y 1998. 

A partir de 1983 se han intensificado a nivel internacional los estudios del Fenómeno del Niño, para lo cual se toman en cuenta ciertos indicadores como la temperatura del agua del mar en forma diaria y constante tanto en el litoral peruano corno en la Oceanía, así también el estudio del nivel marino, de la presión atmosférica, de la llamada Oscilación Austral, de los vientos y de las migraciones de determinados peces y especies marinas. 

El Fenómeno del Niño de 1983  y de 1998 constituyeron  graves catástrofes para la Región Grau. 

A fines de Diciembre de 1982 en forma casi inopinada empezó a llover torrencialmente. A partir de entonces se producirían lluvias torrenciales diarias hasta mediados de junio de 1983.Durante todo el semestre reinó un intenso calor. 

Calle de Castilla, Piura

El 2 de enero, las vías de comunicación de tipo vial estaban cortadas y numerosos pueblos aislados. El 7 de Enero la Región fue declarada en emergencia por el Gobierno. 

Los ríos crecieron y se desbordaron destruyendo campos de cultivos y poblaciones. 

Las quebradas bajaron con tremenda furia y sus aguas destruyeron carreteras y puentes. Gran cantidad de edificios públicos quedando inutilizados y miles de viviendas destruidas, quedando otras muy deterioradas.  

Una quebrada arremetió contra la ciudad de Sullana y la dividió en dos. A su paso destruyó edificios públicos, plazuelas, y cientos de viviendas, habiendo perecido muchos de sus pobladores. 

Calle Trujillo, distrito Bellavista, Sullana

Los servicios públicos de suministro de energía eléctrica y de agua se interrumpieron, y los víveres se acabaron, aun los envasados. Por las noches aparecían miríadas de insectos y otros pequeños animales, como uno al que llamaron “latigazo” que se convirtió en plaga produciendo ulceraciones en la piel. La población infantil fue atacada con difteria. deshidrataciones, dolencias bronquiales y gástricas, elevando la mortalidad a cifras nunca antes registradas. 

Para aprovisionar al Departamento, de alimentos, medicamentos, kerosene y mantas se tendió un puente aéreo de Lima a Piura y de esta ciudad mediante helicópteros se llevaba la ayuda a los pueblos aislados. 

Por mar también llegaba ayuda en barcos de la armada peruana, pero la agitación del océano impedía la acción de salvamento. Las marejadas destruyeron muchas, caletas y al balneario “La Esmeralda”. El BAP “Paita” que trataba de desembarcar abastecimientos a Tumbes fue aventado por una marejada contra la playa donde encalló y se perdió. 

Río Tumbes inundó la ciudad

El transito de Piura a Sullana que normalmente se hacía en 25 minutos demoraba cinco horas, por la destrucción de la carretera. 

Cuando las lluvias cesaron  el 15 de Junio, el panorama era desolador. Todo era destrucción y  ruina. No se sabía por donde iniciar la reconstrucción; pero ésta empezó febrilmente con la ayuda financiera del gobierno. Todo lo que se había hecho en materia de infraestructura en los últimos 50 años había quedado destruido en seis meses. Los científicos aseguraban que en Piura había llovido 60 veces más intenso de lo que normalmente llueve en verano.

Sólo una décima parte de la producción agrícola se salvó, originando la desocupación de 170.000 campesinos que con sus familias se vieron enfrentando la miseria y, el hambre. Medio centenar de puentes entre grandes y pequeños quedaron destruidos. El eje vial Piura-Sullana-Talara ya no existía. Se estima en 10.000 viviendas las que fueron totalmente destruidas y un número mayor dañadas de consideración. 

Ola gigantesca en el puerto de Paita

El Gobierno envió auxilios por 300 millones de dólares, pero la destrucción de la infraestructura llegaba a 600 millones y con los daños a la producción y otros, hacía un estimado de mil millones. 

Antes de la catástrofe. a región había sido una de las que más contribuía al Tesoro Público y a la formación del Producto Bruto Interno. En 1983 su aporte fue casi nulo y más bien requirió la ayuda del Estado; lo que impactó en la economía general del país afectándola gravemente. 

Entre Junio y Diciembre de 1983, la región Piura Tumbes parecía una colmena, se trabajaba intensamente para reparar los daños. Fue un comportamiento  admirable el del  pueblo  piurano, durante la catástrofe por su estoicismo y luego por su decisión de reconstruirlo todo. El  campo volvió a  producir,  los hombres empuñaron nuevamente los arados, se reconstruyeron puentes, carreteras y canales, se desarenaron pueblos y ciudades, se levantaron nuevos edificios  viviendas. 

Quebrada de Yale, Talara

Si se hubiera volado por toda la región en Diciembre de 1983 se habría contemplado el bello espectáculo de la tierra en que todo era verdor. 

Hasta el desierto de Sechura, que antes semejaba un mar de arena, tenía como unas pinceladas de verde. Parecía que se tenía ante la vista una enorme alfombra con diversas tonalidades en donde prevalecía el verde claro. Era como un himno a la vida y una promesa de esperanza.