BREVE HISTORIA DE PIURA -  TOMO I

TIEMPOS PRE-HISPÁNICOS

Reynaldo Moya Espinosa

Carátula

Contenido

Del autor

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Capítulo IV

Capítulo V

Capítulo VI

Capítulo VII

Capítulo VIII

Capítulo IX

Capítulo X

Capítulo XI

Galería de fotos

Bibliografía

Biografía de R. Moya E.

Página web

 

CAPITULO X

PROCESO HISTÓRICO CULTURAL DE LA REGIÓN. 

 

01.- Desenvolvimiento histórico de los primitivos piuranos.

Cuadros cronológicos.

02.- La influencia Mochica.

Sicán y Sipán.

03.- El imperio Wari

04.- El imperio Chimú.

05.- El imperio Incaico y la conquista de la costa norte.

Versión del cronista Cieza de León

Las versiones de Sarmiento y del padre Murúa

06.- Conquistas de Pachacutec según Cabello de Valboa

07.- Las conquistas de Tupac Yupanqui: Huancabamba

08.- La conquista de los guanyacundos.

09.- La guerra de Tupac Yupanqui y de Huayna Capac.

10.- La destrucción de Chanchán.

Las batallas navales.

Los gigantes de Porto Viejo.

 

El desenvolvimiento histórico de los primitivos piuranos

Dentro del Cuadro de Cronología que hemos elegido, la historia del desenvolvimiento cultural de los peruanos  se inicia con el Período Pre-Cerámico el cual se divide en dos Épocas: 

- Época Pre-agrícola, que abarca un largo lapso comprendida entre los 18.000 y los 4.000 años antes de Cristo;  y

-  Época Agrícola Incipiente Temprana, que va de los años 4,000 a 1 .300 A.C. 

Dentro del panorama peruano, la más antigua presencia del hombre en el territorio de nuestra Patria, hasta hacía 50 años, era en  Lauricocha, con 10.000 años Luego vinieron los descubrimientos de   Puente, Chiveteros, Toquepala y Ayacucho. 

Este Período Pre-cerámico, también se le llama Lítico. 

En la costa norte, en tiempos muy primitivos aparece en el valle del Chicana, en la Pampa de los Fósiles, los primeros cazadores nómades. Eso bien pudo ser por el año 8.000 A.C. de acuerdo a cálculos hechos por su descubridor Rafael Larco Hoyle. Por el norte de nuestro departamento, se desarrollaba en el Ecuador, el asentamiento de La Chorrera. 

Cuando la Época Pre-Agrícola ya había avanzado bastante, es decir entre los 4.000 y los 5.000 años A.C. es cuando bien pudo aparecer el primer hombre en el suelo de Piura. Para algunos, esto fue 8.000 o 7.000 AC. Estos primitivos asentamientos parecen haberse desarrollado en la bocana del río Chira, en Amotape, en Sicchez, en Quebrada Honda y en Illescas. En esta última región, hay dos culturas superpuestas, una muy primitiva y otra más evolucionada y reciente, que llegó a construir templos. Esos primeros piuranos, vivieron desnudos, porque aún no habían ideado el cubrirse con pieles. Lejano estaba el tiempo en que iban a utilizar el algodón para tejerlo y hacer sus vestidos. En Illescas vivían en Cuevas, y en el Chira, se resguardaban bajo la tupida vegetación. Aún no pescaban y sólo eran recolectores de mariscos y de conchas cuando estaban cerca de la playa y posiblemente cazaban algunas especies en el Chira como aves, o sajinos, al internarse en la espesura. En Sicchez (Talara) han dejado huellas de su paso. 

Richarson, que tanto ha estudiado la zona de Talara, considera dentro del Período Pre cerámico a Amotape  con 10.000 a 7.000 AC.; Sicchez, con 7.000 a 3.000 AC y Quebrada Honda de 3.000 AC hasta la iniciación del cerámico.

En la Época Agrícola Incipiente, el progreso continuó pero muy lento. Aprendieron utilizar las fibras del algodón que crecía en forma espontánea, para hacer con ella sus redes y fue la pesca a orillas del mar, la primera tarea que realizaron para alimentarse. Esta Época abarca un período comprendido entre los 4.000 y 1.300 años antes de Cristo. La agricultura se inicia en forma muy incipiente con el algodón y la calabaza (mates), que se destinan a usos que podríamos llamar industriales y un poco más tarde cultivan los pallares o habas, para la alimentación. 

Entre los 1.300 y los 900 A.C. se desarrolla el Período de Cerámica Inicial al cual corresponde una sola Época, que es la Agrícola Incipiente Tardía. En el departamento de Piura, aparecen nuevos asentamientos humanos en Negritos y Paita. La cerámica más antigua que se ha encontrado, corresponde a la Fase Paita, 600 A.C. 

También en el interior se crean asentamientos, por la llegada de hombres, posiblemente de la sierra, que se instalan en la provincia de Morropón. Se van afincando los hombres en el suelo y forman aldeas y pequeñas comunidades. Empiezan a cultivar el zapallo para la alimentación y a domesticar algunos animales. Se inician en el arte de la alfarería con fines utilitarios, dominan el fuego y asan sus alimentos. 

Luego se produce un rápido avance cultural y se inicia el Período llamado Horizonte Temprano que comprende dos Épocas: 

- Época Formativo Temprano, entre los 900 y 500 años A.C.

- Época Formativo Tardío, entre 500 y 200 años A.C. 

En el Formativo Temprano, aparecen pueblos con avanzadas manifestaciones culturales como Chavín de Huantar y Huari Norte. En el departamento de la Libertad los grupos humanos han tenido también una evolución sorprendente y aparecen Cupisnique o Pre-mochicas  

En el Ecuador igualmente desarrollan Machalillo y Valdivia, que habían aparecido desde l.800 años A.C. 

Tanto los Pre-Mochicas como los ecuatorianos habían logrado avanzadas técnicas en el arte de la cerámica, de la metalurgia y del tejido. La agricultura fue impulsada grandemente y se utilizaron canales de regadío. Se principió a cultivar el maíz que se convirtió en la base de la alimentación y desarrollaron la arquitectura. 

Tanto los habitantes de Chavín, como los Pre-mochicas y los ecuatorianos, aprendieron a comerciar, mediante el trueque. 

Fue así como del norte y del sur llegaron gentes a Piura y Tumbes para intercambiar productos, con las gentes radicadas en Vicús a los que enseñaron técnicas en la cerámica ornamental. En esta región, los habitantes construían desde tiempos pasados, cerámica tosca para uso utilitario como platos, cuencos, cántaros y ollas. 

Edaward Lanning, considera una extensa área geográfica que abarca las zonas contiguas a la abocaba del Río Chira, todo el Bajo Piura y la zona de Illescas, a lo que denomina Fase Sechura. En cambio Paúl Tolstoy en 1971 considera una amplia franja de la costa piurana a la que llama Fase Paita, que se inicia en el Formativo Temprano: 900 años A.C. y termina en los primeros años de la Colonia. 

Lanning  en 1957, estableció la Fase Paita como la más antigua, con  4 sub - fases. Le seguía la Fase Sechura con 5 sub fases de la A hasta la E y por último la Fase Piura con 4 sub fases. 

A partir de 1963, Ramiro Matos llamó Vicús a la Fase Sechura, denominación que se ha generalizado. 

Para el Arqueólogo e historiador chiclayano Federico Kauffmann Doig, la Fase Vicús-Vicús es contemporánea de Cupisnique (Trujillo) y de Chavín de Huantar (Ancash), cubriendo un período de tiempo que va de 900 A.C. a 500 A.C. y comprende todo el Formativo Temprano. 

Para Ramiro Matos Mendieta, entre los años 0 y 900 D.C. se desarrollan dos períodos:  

-  El Formativo Superior.

-  Las Culturas y Estados Regionales. 

En el Formativo Superior, se desarrolla la Sub-Fase de Pechiche en Tumbes y Vicús Blanco y Rojo. En el resto de la costa norte, se inicia Mochica I que podría considerarse como Pre-Mochica. 

Dentro del Período de Culturas y Estados Regionales, se tiene la Sub-Fase de Garbanzal (Tumbes) y Vicús Negativo, contemporáneo con Mochica II, III, IV y V. 

Para Luis Guillermo Lumbreras, Director del Museo Nacional de Antropología y Arqueología de Lima, entre los 500 años A.C. y 500 años D.C. se ubica el Período de Desarrollos Regionales durante los cuales se desenvuelven las Fases Vicús A-B o Vicús/Vicús, que comprende Vicús/Cupisnique, Vicús/Salinar, Vicús/Blanco, Vicús/ Virú, Vicús / Anaranjado y Vicús / Moche I. Eso entre los años 0 y 500 A.C.

Luego entre los años 0 y 500 DC. se desarrolla la Fase Vicús A-B que comprende a Vicús/Moche III-IV. 

Contemporáneas con esas dos fases de Vicús, se desenvuelve la Fase Sechura A, B, C, D y E. 

En la costa Sur, se tiene Salinar y Moche I hasta Moche V. 

Como se puede apreciar, los arqueólogos e historiadores peruanos no sólo están en desacuerdo en la forma como han clasificado cronológicamente los Períodos y Épocas, sino también en los períodos de tiempo que han abarcado, es decir cuando se han desarrollado. 

Para Kauffmann Doig, Vicús-Vicús es una cultura, calificación que le ha sido impuesta por “criterios de terminología arqueológica” y “como claro ejemplo de estos tiempos de liberación de los dioses ancestrales y de egocentrismo localista”. 

De acuerdo a tal criterio, se presentan varias fases de Vicús, como: 

-  Vicús/chavinoide

-  Vicús/Vicús o Vicús propio.

-  Vicús local, ligado a lo Mochica 

Dice Kauffmann que el Vicús/Vicús se conocía desde 1961 cuando llegaron a Lima numerosas piezas cerámicas de estilo peculiar, producto de las excavaciones clandestinas de huaqueros. Ya en 1962 Rafael Larco presentaba un estudio, de las que se consideraban extrañas cerámicas de Vicús. Luego vinieron los trabajos de campo realizados por Carlos Guzmán Ladrón de Guevara, José Casafranca y Ramiro Matos, el que elaboró un informe importante sobre Vicús. En 1965 Hans Horkheiner publicó igualmente varias notas sobre Vicús y en 1966 H. Disselhoff y WW Wurster, realizaron estudios, excavaciones y publicaron informes. 

Para Kauffmann, la cerámica Vicús/Vicús cubre un período de varios siglos y se caracteriza por su aspecto macizo y en algunos casos hasta rústicos. Con una tendencia escultórica realista, que lo lleva a expresar en ella todo su mundo material y espiritual; en cuanto a decoración hay un predominio de pintura blanca sobre rojo y por su forma, muy extendida la vasija de doble cuerpo y con asas que permitían portarla con un solo dedo. La pintura negativa también es muy frecuente en Vicús/Vicús y consiste en pintar las áreas que rodean o separan los motivos decorativos para hacer que éstos, resalten.

Se refiere también Kauffmann Doig, al trabajo del oro, la plata y el cobre en Vicús, sobre todo en la región de Frías. En Vicús son notables los pectorales de cobre como colgajos de pequeños discos de oro, que en Moche sólo aparecerán siglos después. 

Afirma Kauffmann que en el museo Brunning de Lambayeque, habían muchos objetos áureos de Frías por un decomiso que hizo su director Fernández de Córdova. Allí se encontraba la famosa “Venus de Frías” de oro puro, con su cabeza articulada que la Dirección Regional de Industrias y Turismo de Piura, tomó como distintivo para su promoción turística. Hay también en el Museo, una estatua pequeña de oro y plata representando a un hombre con el miembro viril, móvil. Pinzas de oro para la depilación, narigueras y brazales. En Frías se originó esa fina joyería de filigrana de oro, de hilos acordonados, que ahora se practica en Catacaos. En Vicús la orfebrería no tiene la delicadeza y técnica, que en Frías. Se hacían pectorales, orejeras, narigueras, vasos ceremoniales, láminas repujadas, etc. Hay numerosas armas ofensivas, como porras de cobre de muy diversas formas. Kauffmann reconoce que en Vicús y en Frías hay mucha influencia cultural ecuatoriana. 

Otra versión cronológica, es la  que da Ramiro Matos, que se atribuye el descubrimiento del estilo cerámico Vicús en 1963. Éste arqueólogo circunscribe el área Vicús a los siguientes lugares: En la provincia de Morropón a Vicús y Yécala como los focos más importantes, luego Monte de los Padres, Talanquera, Zapotal, Matanza. En la provincia de Ayabaca, a Frías, Santa Rosa y Callingará. 

Dice que la cerámica Vicús tiene aspecto muy agradable, la pasta es gruesa comparada con la mochica, pero el acabado de excelente presencia. Los colores más comunes son el marrón, amarillo, naranja y rojo. La cocción, no siempre es uniforme. Considera tres modalidades: Vicús monocromo; Vicús blanco sobre rojo y Vicús negativo.

Comprende dentro de la clasificación de Vicús Monocromo, a los abundantísimos restos de cerámica utilitaria y monocroma, fabricada de pasta gruesa y abundante arena como temperante. Sin embargo hay unos de pasta más fina, lo cual permite una subclasificación. Pertenecen a este grupo ollas sin cuello o con cuello corto y gollete recto, cuencos de pequeño tamaño, pocillos, botellas globulares, algunas con asa. No se trata de piezas codiciadas por los coleccionistas.

El Vicús Blanco sobre rojo, lo considera característico del Alto Piura. Se utiliza en cerámicas que representan a seres humanos, para completar conjuntos decorativos relacionados con los vestidos. Esta decoración es siempre de forma geométrica. Se aplica en ollas esféricas con cuellos comprimidos, o en vasijas de doble cuerpo. Ceramios parecidos se han encontrado con profusión en Ecuador, en Garbanzal, Salinar, Huaraz, Bagua y Chachapoyas. 

El Vicús negativo, es el que predomina en las colecciones. Se trata de piezas con pasta de mejor textura y acabado. Generalmente la pintura negativa se aplica antes de someter la pieza a la cocción. En algunas ocasiones se encuentra negativo tricolor. 

Para Matos, ha sido Vicús un área de confluencia y a la vez de terminación, de las culturas del norte procedentes del Ecuador y de las del resto de la costa peruana como Mochicas y Huari Norteño.  

De acuerdo al criterio de Luis Guillermo Lumbreras, y tal como lo hemos manifestado anteriormente, hay un desarrollo paralelo entre las diferentes fases o sub-fases en que se desarrolla y clasifica la cerámica Vicús, con la correspondiente a Sechura. 

En la fase Sechura, la más antigua es la sub-fase a que fue denominada San Pedro por David Kelly que en 1958 primero y 1971 más tarde hizo investigaciones arqueológicas en los valles del Chira y del Piura. La arcilla  tiene como rasgos distintivos la decoración de blanco sobre rojo y el negativo, siendo contemporánea con la Fase Vicús/Vicús, sub-fase Vicús/Cupisnique y Vicús/Salinar. El mismo Kelly denominó a la Sub-fase E de Sechura con el nombre de Colán, con ceramios con un englobe blanco y anaranjado y negativo tricolor. 

Luego viene la sub-fase Sechura, propiamente dicha que es un proceso de transición técnica en la elaboración de la cerámica que del procedimiento llamado “coiled” se pasa al sistema del paleteado. La fase D, de Lanning, ya con la técnica del paleteado, aparece el asa en forma de arco, en donde el acabado cede a la mejor decoración. Cuando esto sucede en el área de Sechura, ya ha pasado en el otro extremo del valle de Piura, la fase Vicús/Vicús y aparece la fase Vicús Moche III. 

Por último viene la Sub-fase E de Sechura, a la que Kelly llamó Chusis que correspondería a Moche IV o Moche V que según Lumbreras estaría más o menos ubicada en los años 500 D.C. Se caracteriza por la declinación del estilo y la aparición de otros colores en la decoración. Corresponde también a un cambio en el estilo Mochica por influencia del estilo Wari, en momentos en que este Imperio alcanza su máximo esplendor y se extiende hasta Lambayeque, lo que ha sido la causa de haber encontrado en Piura, cerámica Wari/Mochica, posiblemente traída del Sur. En 1994 y 1995, la arqueóloga piurana  Rosa Palacios  hizo excavaciones en el cementerio de Chusis y descubrió restos de cerámica mochica y Vicús-mochica. 

Según Lumbreras, al terminar la Fase Sechura, se inicia la Fase Piura con clara influencia Chimú. Esto haría suponer, que en Piura durante un largo período de 300 años que comprende la época de Expansión del Horizonte Medio, perduró la Fase Sechura, con su última sub-fase E.