BREVE HISTORIA DE PIURA -  TOMO I

TIEMPOS PRE-HISPÁNICOS

Reynaldo Moya Espinosa

Carátula

Contenido

Del autor

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Capítulo IV

Capítulo V

Capítulo VI

Capítulo VII

Capítulo VIII

Capítulo IX

Capítulo X

Capítulo XI

Galería de fotos

Bibliografía

Biografía de R. Moya E.

Página web

 

CAPITULO IV

LOS VICÚS

 

01.- La ubicación geográfica de Vicús.

02.- Antigüedad.

03.- Origen  del hombre Vicús.

04.- El descubrimiento de la cultura Vicús.

05.- Las tumbas.

La tierra de muerto.

06.- La población.

07.- La agricultura y los canales de riego.

08.- Los alimentos.

10.- Las clases sociales.

11.- La religión.

12.- La vida de la gente de Vicús.

13.- La cerámica.

Los huacos silbadores.

14.- La orfebrería.

15.- La estatuilla de Frías.

La colección Vicús.

16.- Área de influencia de Vicús.

17.- El fin de los Vicús.

18.- El simposio 1980.

19.- Nuevas investigaciones en Vicús: Ñañañique.

El cerro sagrado Vicús.

La antiquísima cultura de Ñañañique.

 

La tierra de muerto.

En las tumbas de 1os cementerios de Vicús, no se encuentra un cadáver en el sitio que cualquiera puede suponer. 

Lo que se encuentran son formas alargadas reducidas a polvo, de unos 60 centímetros de largo y 12 ó 10 cms de espesor. Es una tierra de co1or marrón oscuro en la que no  quedan ni los huesos, salvo algunas piezas dentarias. 

Se supone que los cadáveres eran cremados y las cenizas envueltas en telas, depositadas en las tumbas, por que sí se han encontrado trozos de telas. Esto hace suponer que  la cremación no se realizaba dentro de la tumba, sino fuera de ella. Luego las cenizas se trasladaban al interior de la tumba, y se daba con ellas  la forma y tamaño  deseados. 

La denominación de tierra de muerto, fue dada por los huaqueros piuranos, los que guardaban por ellas cierto temeroso respeto. 

El origen de la tierra de muerte, se ha comprendido mejor cuando el 29 de Diciembre del año 2001 estalló en Lima un voraz incendio en el Centro Comercial  de Mesa Redonda. que destruyó numerosas manzanas de casas y causó la muerte de 300 personas. Según los peritos, la temperatura subió en determinados momentos a 1.000 grados centígrados y sólo bastaban 400 para que hasta los huesos fueran calcinados Es así como en lo que se supuso fue el foco del siniestro, días más tarde se encontraron cuerpos reducidos a ceniza, salvo las piezas dentarias. 

Eso podría explicar en cierta forma, la existencia en las tumbas de Vicús de la llamada “tierra de muerto”. Lo que no se ha podido explicar, como es que lograron tan altas temperaturas al cremar sus cadáveres. 

No se han llegado a descubrir, lo que pudieron serlos crematorios de los antiguos Vicús.